Lav Diaz

Lav Diaz

Lav Diaz (1958, Filipinas), cineaste


El cineasta visionario Lav Diaz reimagina el tiempo y el espacio cinematográfico radicalmente. Sus películas están filmadas en ‘tiempo real’ para que el espectador pueda sumergirse en una profunda reflexión sobre la historia y experiencia filipina, y exploran temas del fascismo violento, corrupción, discriminación y pobreza, retando al comercialismo superficial de la industria del cine global.

 

Informe del Comité de Premios Príncipe Claus 2014

Abril de 2014


Lav Diaz (Datu Paglas, Mindanao, 1958) es un cineasta que crea profundas reflexiones sobre la historia y el presente socio-políticos de las Filipinas. Su enfoque cinematográfico es orgánico y está basado en la improvisación, manteniéndose cerca del plano de la realidad. Esto significa filmar en tiempo real, lo cual altera la calidad de la visualización y se convierte en una característica esencial de su estética. Sus películas son de dilatada duración, lo cual permite al espectador ahondar en las experiencias y emociones que transmite el filme, facilitando un conocimiento y comprensión que de otro modo no podría darse en una película convencional de 90 minutos.

 

Sus narrativas épicas se basan en las realidades locales, articulando los problemas por los que atraviesa el país a través de la experiencia individual con el fascismo violento, la explotación, corrupción, discriminación y sus consecuencias como son el padecimiento, la pobreza y la lucha por la supervivencia. En sus largometrajes Diaz pone en primer plano el inevitable impacto que ejerce el pasado en la vida de las personas a través de una amplia pero enfocada representación mediante el empleo del ritmo, la repetición, el detalle poético, el silencio y los pequeños gestos que les otorgan un inmenso significado. Ebolusyon (Evolución de una familia filipina, 11 horas, 2004), se centra en un niño abandonado que vive con una mujer enferma mental y el hermano de ésta, que contribuye a la lucha robando munición de militares muertos. Este filme analiza de manera minuciosa la lucha de clases y el comercialismo, incorporando fragmentos de filmaciones históricas de los disturbios y demostraciones que tuvieron lugar durante el mandato de  Marcos, guiones de seriales populares y un discurso sobre el cine de resistencia. Melancholia (7 horas, 2008), muestra la lucha desde la perspectiva de quienes combatían en la resistencia. Norte, Hangganan ng Kasaysayan (Norte, el final de la historia, 4 horas, 2013), examina el castigo que recibe el inocente en las  Filipinas de hoy.

 

Se premia a Lav Diaz por los retratos conmovedores y únicos que realiza de las complejidades de la realidad filipina; por expandir e intensificar la experiencia cinemática a través de su enfoque innovador del arte cinematográfico; por exponer la verdad y construir un poderoso legado cultural para la reconciliación nacional y la comprensión internacional de las Filipinas; por suponer un reto a las prácticas dominantes de un cine que se realiza por motivos comerciales y políticos; y por mantenerse fiel a su arte y sus intenciones,  convirtiéndose en fuente de inspiración para las personas que trabajan fuera de las corrientes que dominan el sector cinematográfico.